NOVEDADES






¡¡NUEVO!!


Mi trabajo de memoria de licenciatura que presente en 1984 lo he publicado en este enlace:

https://maitearte.wordpress.com/2017/05/02/memoria-de-licenciatura-sobre-la-iglesia-de-san-cayetano-de-madrid/







Próximos Viajes de Arte con Maite
ROMA

¡¡ÚLTIMAS PLAZAS!!

del 13 al 17 de Septiembre de 2017
--------------------------------
PLAZAS AGOTADAS
Milán y Lago de Como

Del 21 al 25 de Junio de 2017

--------------------------------

Asignación de plazas por orden de inscripción


Toda la información la podeis ver en:

http://maitearte.wordpress.com/

--------------------------





viernes, 6 de mayo de 2016

TEMA 9 -I. La Vida de Jesucristo

TEMA 9 - I: LA VIDA DE JESUCRISTO.

El Antiguo Testamento fue inspirado por Dios (Yahvé, Jehová).

El Nuevo Testamento fue inspirado por su hijo Jesucristo y comprende los cuatro Evangelios, los hechos de los Apóstoles, las Epístolas y el Apocalipsis, libros aprobados por la Iglesia al considerarse de inspiración Divina.

NACIMIENTO E INFANCIA DE JESÚS.

Yahvé prometió a Adán y Eva que de la mujer nacería un libertador que los redimiría del demonio.

Los profetas también anunciaron su nacimiento con detalle.


1. NATIVIDAD. ADORACIÓN DE SU MADRE Y LOS ÁNGELES.

Durante el Reinado de Herodes El Grande, María y José tuvieron que acatar la orden del emperador Augusto que decía que todos los súbditos del Imperio romano debían inscribirse en el pueblo de donde cada uno era originario. 

Para cumplir este mandato María y José fueron a Belén, teniendo que alojarse en un establo debido a su pobreza. Allí tuvo lugar el nacimiento de Jesús.

La Natividad fue representada  de forma diversa por la tradición bizantina y la occidental.

En Bizancio la Virgen aparece recostada, agotada por los esfuerzos del alumbramiento y asistida por comadronas.

A partir del siglo XV la escena se convirtió en una Adoración del Niño Jesús, en la que la Madre figura arrodillada, orando ante el recién nacido que irradia luz y puede estar acompañada por ángeles.

2. ADORACIÓN DE LOS PASTORES.  SU PUEBLO.

Un ángel se apareció a unos pastores para comunicarles lo sucedido y se asustaron, pero el ángel les tranquilizó.

Les dijo que acababa de nacer el Salvador y que le encontrarían en un pesebre envuelto en pañales.

Los pastores fueron a Belén para adorar al Niño y ofrecerle unos presentes, después volvieron y lo contaron.

En este tema hay dos iconografías: La Anunciación y la Adoración del Niño, que puede estar desnudo o fajado.

Suelen ser 2 ó 3 pastores, incorporándose unas pastoras a partir del siglo XVII, ofreciendo humildes presentes: un cordero, un cayado, etc.

En general es una escena nocturna. (P.247)

El Concilio de Trento la hizo más austera, incorporando en algunas ocasiones la figura del buen pastor y recuperando la solemnidad de los ángeles músicos.

Georges de La Tour en la adoración del Louvre (1644) presenta una imagen intimista. José porta una vela que iluminan a María y al Niño, que duerme fajado sobre paja. 

3. EPIFANÍA. ADORACIÓN DE LOS REYES MAGOS. UNIVERSALIDAD.

Los Reyes Magos interpretaron la aparición de una estrella en Oriente como el anuncio del nacimiento del libertador de Israel y decidieron seguirla para rendirle homenaje.

En Jerusalén preguntaron donde se encontraba el rey de los judíos que acababa de nacer, lo que causó gran preocupación al rey Herodes, quien les pidió que cuando encontraran al Niño se lo comunicaran. 

Dios en sueños les ordenó que no volvieran a Herodes. Guiados por la estrella encontraron a Jesús y le entregaron oro como rey, incienso como Dios y mirra como hombre.

En el siglo XII se estableció el número de 3 reyes magos, identificados con los 3 continentes (Europa, Asia y África), la Trinidad y las tres edades del hombre (joven, maduro y anciano).

El rey negro aparecerá  a finales del siglo XV y principios del XVI para simbolizar que el hombre en todas sus edades y en todas sus razas debe adorar a Dios.

La iconografía de la Epifanía (manifestación de una cosa), tomada del arte bizantino, sitúa a la Virgen en majestad, presentando a Jesús a los reyes, que avanzan en procesión hasta él, se arrodillan y entregan sus ofrendas, o besan su pie y trayendo bandejas y valiosos objetos de orfebrería. (p. 248)

4. CIRCUNCISIÓN. RITO JUDÍO.

A los 8 días de su nacimiento el Niño tuvo que ser circuncidado, en cumplimiento de la Ley. Por lo que fue llevado al templo y se le puso por nombre Jesús.

El tema fue evitado por la iconografía cristiana hasta el siglo XI. Se representa al Niño en el altar del templo y al sacerdote en algunas ocasiones con un cuchillo.

5. LA PRESENTACIÓN EN EL TEMPLO. EL MESÍAS.

Tiempo más tarde, Jesús fue llevado por sus padres al templo de Jerusalén para ser presentado al Señor y para cumplir con la purificación de María, como mandaba la Ley.

En el templo el sacerdote Simeón y la profetisa Ana, que suele prostrar las Tablas de la Ley, le reconocieron como el Mesías.

La Virgen presenta a su Hijo al anciano Simeón, que le recibe con las manos veladas. 

José ofrece al templo tórtolas o palomas y los asistentes suelen portar cirios encendidos. (p. 249)

6. MATANZA DE LOS INOCENTES. LOS PRIMEROS MÁRTIRES.

Herodes, al no tener noticias de los Magos y temiendo perder su corona por el nuevo rey de los judíos que había nacido, ordenó degollar a todos los niños nacidos en Belén y sus alrededores en los últimos dos años.

Pero José, advertido en sueños por un ángel, huyó con su familia a Egipto.

La iconografía de la dramática Matanza de los Inocentes ofrece un culto popular a los primeros mártires de la Iglesia.

Jesús fue salvado de la Matanza de los Inocentes, al igual que Moisés fue salvado de las aguas del río Nilo.

Nicolás Poussin limitará la matanza a un caso concreto, dotando así al drama de universalidad. (p. 250)

7. DESCANSO EN LA HUÍDA A EGIPTO. LA FAMILIA.

La Leyenda Aurea adornó la fuga con el episodio del Descanso en la Huída a Egipto, muy representado a partir del siglo XV.

El tema se interpreta como una escena de vida familiar. 

La Virgen y el Niño pueden reposar bajo una palmera que proporciona dátiles, como una alegoría del Paraíso.

La palmera puede ser sustituida por un naranjo, un pino o un cerezo que alimentan y ayudan a descansar a la Sagrada Familia. (p.250)

8. LA SAGRADA FAMILIA EN NAZARET. LA INTIMIDAD.

Tras la muerte de Herodes, la Sagrada Familia regresó a Nazaret y allí transcurrieron la infancia y juventud de Jesús.

Murillo en la Sagrada Familia del pajarito, 1650, (Museo del Prado) captó el aspecto íntimo y cotidiano de sus vidas. 

En esta obra por primera vez se concede a San José un papel relevante en el cuidado y educación de Jesús, que juega con el pajarito y el perrito en primer plano, mientras María devana lana en segundo plano. (p.251)

En otras ocasiones, José enseña su oficio de carpintero a Jesús, que le supera en maestría, como en la obra de Georges de La Tour.

9. JESÚS ENTRE LOS DOCTORES. SU GRAN SABIDURÍA.

A los 12 años, Jesús fue con sus padres a Jerusalén para celebrar la Pascua, pero al regresar se quedó en la ciudad sin que ellos lo advirtiesen.

Después de 3 días, le encontraron en el templo, sentado en medio de los doctores, a quienes dejó asombrados con su sabiduría.

Suele representarse al Niño como Cristo maestro, que habla desde un asiento, ante el asombro de los ancianos. 

Alberto Durero, Museo Thyssen, presenta a los ancianos de forma caricaturesca por sus expresiones de sorpresa.

Este tema cierra el ciclo de la infancia de Jesús.

VIDA PÚBLICA DE JESÚS

1. EL BAUTISMO EN EL JORDÁN POR JUAN EL BAUTISTA.

Juan el Bautista era hijo del sacerdote Zacarías y de Isabel, prima de la Virgen María.

Antes de que Jesús comenzase a enseñar su doctrina, Juan fue a orillas del río Jordán para incitar a la penitencia.

Los judíos recibían el bautismo de sus manos, preguntándose si sería el Mesías.

San Juan les dijo: Yo os bautizo en agua, pero llegará otro, a quien no soy digno de soltarle la correa de las sandalias. El os bautizará en el Espíritu Santo.

Jesús fue al Jordán para ser bautizado por Juan. Entonces se abrió el cielo y descendió sobre Jesús el Espíritu Santo en forma de paloma, oyéndose una voz que decía: “Tú eres mi Hijo amado, en ti me complazco”. Tema de baptisterios.

El Bautismo de Cristo fusiona la iconografía de la purificación de su cuerpo en las aguas, con el descenso del Espíritu Santo en forma de paloma sobre su cabeza.

Desde el arte paleocristiano se representa a Cristo desnudo e inmerso en las aguas del Jordán, personificado como un dios fluvial. (p. 253)

San Juan, vestido con pieles, posa su mano en la cabeza del Salvador, sobre la que vierte el agua del río Jordán.

A partir del siglo XIII, se sustituye el baño purificador, representándose a Cristo cubierto con un paño de pureza y con las manos en oración, inmerso sólo hasta los pies o las rodillas en el Jordán, mientras S. Juan vierte las aguas con una copa o concha en Italia, un cántaro en Alemania, etc.

2. LAS 3 TENTACIONES: HAMBRE, CODICIA Y VANIDAD.

Jesús se retiró al desierto donde ayunó durante 40 días y 40 noches y fue tentado 3 veces por el demonio:

1- Si eres Hijo de Dios, transforma en pan una piedra.

2- Desde lo alto de una montaña le mostró todos los reinos del mundo y añadió que si se postraba ante él, todo aquello sería suyo.

3- Le llevó a lo más alto del templo de Jerusalén y le dijo que se arrojara desde allí, ya que los ángeles le ayudarían.
Jesucristo respondió: No tentarás al Señor tu Dios.

Satanás aprovechó el ayuno y la soledad de Jesús, para tentarle en este momento de debilidad con el hambre, la codicia y la vanidad.

Algunos artistas presentaron a Satanás como un ángel o un monje y otros como un ser terrorífico. 

Sandro Botticelli en las 3 Tentaciones de Cristo en la Capilla Sixtina, representa a Satán despojándose de su hábito franciscano y presentado sus formas monstruosas tras ser vencido por Jesús, al que aguardan 3 ángeles para ofrecerle una comida. (p.254)

3. LA SUPREMACÍA DE PEDRO.

Jesús dejó el desierto y recorrió Palestina predicando el Evangelio. Pronto le siguió una multitud.

Sus seguidores más constantes fueron sus discípulos y entre ellos Jesús escogió 12 apóstoles, que serían los encargados de predicar su doctrina.

Simón Pedro fue elegido como cabeza de todos.

Los 12 apóstoles es un número sacro que coincide con las 12 tribus de Israel.

En el arte paleocristiano se representa a Cristo como Salvador de Almas.

Los 2 primeros discípulos fueron los hermanos galileos Simón y Andrés, pescando en su barca.

Jesús dijo a Simón: “Tu eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi iglesia, entregándole la llave del reino de los de los cielos”.

La autoridad del Papa es incuestionable, como sucesor de Pedro y cabeza de la Iglesia. Perugino representa la entrega de las llaves en la Capilla Sixtina. (p.255)

4. PEDRO, PRIMER PAPA.

Simón Pedro fue elegido como jefe supremo de los cristianos, el príncipe de los apóstoles, el primer Papa. 

Junto a su hermano Andrés, dedicó toda su vida a seguir a Jesús y predicar su doctrina.

Estuvo 3 años en Jerusalén, después en Antioquía, capital de Siria y Asia Menor. 

En el año 42, Pedro trasladó su sede de Antioquía a Roma, que se convirtió en el centro del mundo cristiano.

Con el Edicto del emperador Claudio se desterraba de la ciudad a todos los judíos, incluidos los cristianos.

En época de Nerón, entre el 64 y 67, fue condenado a morir en la cruz, pero pidió que le clavasen con la cabeza hacia abajo, porque no merecía morir como Jesús.

ATRIBUTOS:
1 Lleva túnica y manto igual que el resto de los apóstoles.
2 Como primer vicario de Cristo porta las llaves del cielo.
3 La cruz de triple travesaño simboliza su dignidad papal.
4 La barca es su origen pescador y es alegoría de la Iglesia
5 El gallo es el arrepentimiento, tras negar a Jesús 3 veces durante la Pasión.
6 Las cadenas recuerdan su prisión (San Pietro in Vincoli)
7 La cruz invertida es el símbolo de su martirio.

5. MILAGROS DE JESÚS

5.1. BODAS DE CANA DE GALILEA.

Fue el primer milagro. Tuvo lugar en una boda a la que asistió Jesús con su Madre y varios discípulos.

María se dio cuenta que se había acabado el vino y le dijo a los criados que hicieran lo que les indicara su Hijo que, aunque no había llegado su hora, convirtió 6 vasijas de barro llenas de agua en un excelente vino.

La transustanciación del agua en vino es una prefiguración de la Eucaristía.

El Renacimiento transformó el milagro en un banquete profano. Veronés plasmó una boda veneciana del siglo XVI, ubicando a 130 personajes en una suntuosa escenografía palladiana. (Museo del Louvre) (p. 256)

Al igual que el milagro de los panes y los peces, segunda prefiguración de la Eucaristía, los monasterios encargaron el tema como decoración de sus refectorios.

5.2. MULTIPLICACIÓN DE LOS PANES Y LOS PECES.

Los discípulos le dijeron a Cristo que sólo disponían de 5 panes  y 2 peces para dar de comer a una multitud. Los bendijo y se repartieron entre el pueblo. Todos quedaron saciados y sobraron 12 canastos. 

En las catacumbas se alude al milagro con cestas de panes y peces.

5.3. PEDRO ANDA SOBRE LAS AGUAS.

Jesús dijo a sus discípulos que se subieran a una barca para pasar a la otra orilla del lago Tiberíades, mientras el oraba en el monte.

Al amanecer se les apareció Jesús andando sobre las aguas, lo que asustó a los discípulos.

Pedro le dijo que si era verdaderamente Jesús, le ordenara caminar sobre las aguas y así sucedió, pero el viento era fuerte y Pedro  empezó a hundirse por el miedo, por lo que pidió ayuda al Señor. 

Jesús le tendió la mano y le dijo: “Hombre de poca fe, ¿Por qué has dudado? Después entraron los dos en la barca y el viento se calmó.

Tintoretto. Cristo en el mar de Galilea, 1575-80. Washington, National Gallery. Página 257.

5.4. CURACIONES.

Fueron innumerables, a través de la palabra, el contacto con las manos o tocándole el borde de la ropa.

Curaciones de: ciegos, sordos, mudos, paralíticos, endemoniados, etc.

5.5. LA RESURRECCIÓN DE LÁZARO.

Lázaro vivía con sus hermanas Marta y María en Betania, cerca de Jerusalén.

Lázaro se sintió muy enfermo y sus hermanas, sabiendo que Jesús sentía un gran afecto por él, llamaron al Señor.

Jesús no fue a socorrerle y contestó: “Esta enfermedad no es de muerte, sino para Gloria de Dios”.

Lázaro murió y, cuando Jesús llegó a Betania, Marta y María corrieron a su encuentro. Se dirigieron al lugar donde estaba enterrado y Jesús le resucitó.

En las representaciones más antiguas, Lázaro aparece embalsamado de pie, sepultado en una gruta. 

A partir de la Edad Media, Lázaro se incorpora en el sepulcro al escuchar la orden de Cristo, en presencia del Señor y sus hermanas.

Juan de Flandes. La Resurrección de Lázaro. 1510-18. Museo del Prado. Página 258.

6. LAS PARÁBOLAS.

Jesús utilizó las parábolas para ser comprendido mejor.

Las más representadas en el arte son:


6.1. LA AVARICIA: EL POBRE LÁZARO Y EL RICO EPULÓN. 

La parábola narra que había dos hombres. Epulón que era muy rico y Epulón, un mendigo cubierto de úlceras.

A Lázaro, echado en el portal de Epulón, le hubiese gustado comer lo que caía de su mesa, pero nunca recibió ayuda.

Los dos murieron. Lázaro, que había padecido mucho en su vida, fue llevado por los ángeles al seno de Abraham y el rico Epulón, que lo había tenido todo, fue arrojado a los infiernos y sus torturas.

Esta parábola ensalza la virtud de la caridad: los últimos serán los primeros.

En un lateral del pórtico de la Abadía románica de Moissac, el artista plasmó en bajorrelieves la recompensa del pobre Lázaro, tras lamer un perro sus úlceras, postrado bajo la mesa del rico Epulón.

En el friso inferior, el rico es condenado a los sufrimientos del Infierno, que comparte con la alegoría de la avaricia.

Al morir en su cama, escena del relieve inferior derecho, unos demonios se llevan su alma y su bolsa. Página 259.

6.2. LA PRUDENCIA: LAS VÍRGENES SABIAS Y LAS VÍRGENES NECIAS.  (EL JUICIO FINAL).

Jesús compara el cielo con 10 vírgenes que salen con sus lámparas al encuentro del esposo.

Cinco eran necias y las otras cinco prudentes. Las prudentes llevaron aceite, pero las necias no. 

El esposo tardaba y se quedaron dormidas. A su llegada empezaron a preparar las lámparas.

Las necias pidieron aceite a las prudentes, pero éstas se negaron por miedo a no tener suficiente aceite para ellas. Entonces fueron a comprarlo y cuando llegó el esposo pudieron entrar con él a las bodas.

Las necias llegaron tarde. “Velad porque no sabéis el día ni la hora”.

En el arte medieval se vincula la parábola al Juicio Final y la necesidad de estar siempre preparados para la muerte.

La Virgen María encarna la Prudencia. 

En las catedrales góticas, francesas y alemanas, el tema de las vírgenes necias y prudentes representa la prudencia y estar preparados para el Juicio Final.

En el siglo XIII, en las jambas de la catedral de Estrasburgo se presentó a las vírgenes necias, vanidosas y provocativas, llevando el cabello suelto y las lámparas boca abajo, mientras que las prudentes, vestidas con túnicas y velo, son acogidas por Cristo en el Paraíso. (p.  260)

6.3. LA MISERICORDIA: EL BUEN SAMARITANO. 

Un hombre iba de Jerusalén a Jericó cuando fue atacado por unos ladrones.  Sólo le socorrió un samaritano lleno de compasión, que le curó y le llevó a una posada. Además dio dinero al mesonero para que se encargaran de él. (P.261) Es una parábola moral de la misericordia de Cristo.

6.4. LA CLEMENCIA Y EL PERDÓN  DE DIOS: EL HIJO PRÓDIGO.

Un hombre tenía dos hijos. El más joven le pidió su parte de la herencia y se gastó todo. Vivió en la indigencia y arrepentido volvió a casa de su padre, que corrió a su encuentro y organizó un banquete para celebrar su vuelta.

Cuando el hijo mayor se quejó de lo que consideraba una injusticia, el padre contestó que su hermano había vuelto a casa y había motivos para aquella alegría.

Es otra parábola moral que ensalza la misericordia del padre ante los pecados de su hijo menor, simbolizando el perdón de Dios.

En el siglo XVI se plasma en el arte el modo de vida placentero, mientras que el barroco recogerá el abrazo del padre al hijo extraviado. (261)

7. LA TRANSFIGURACIÓN.

La Transfiguración fue el momento culminante de la vida de Jesús, cuando acompañado por Pedro, Santiago y Juan subió al monte Tabor para orar.

En ese momento su rostro se volvió brillante como el sol y sus vestiduras blancas como la nieve, mientras hablaba con Moisés y Elías.

Es el momento en el que Jesús revela a sus apóstoles: Pedro, Santiago y Juan su apariencia divina.

Rafael falleció pintando esta tabla para San Pedro en 1520. 

Rafael en la parte superior de la tabla plasma como Cristo se transfigura en la cima del monte Tabor, en presencia de Moisés y Elías.

En la parte inferior representa a los apóstoles, intentando curar a un niño epiléptico o poseído por el demonio, que finalmente es salvado por la fuerza redentora de Cristo. 

Rafael Sanzio y taller: “La Transfiguración”. 1520. Roma Pinacoteca Vaticana (p. 262)

8. EL PERDÓN DE LOS PECADOS: LA MAGDALENA.

Jesús estaba comiendo en casa de Simón, un fariseo. Cuando estaban en la mesa se presentó María Magdalena, una mujer pecadora que portaba un vaso de alabastro con ungüentos.

La Magdalena se acercó al Señor y comenzó a bañar con lágrimas sus pies, mientras los besaba, los enjugaba con sus cabellos y los ungía con el perfume.

El fariseo pensó que si Cristo era profeta sabría qué clase de mujer era aquella y Jesús decidió contarle una historia.

Un prestamista tenía dos deudores: uno le debía 500 denarios y otro 50. Como no tenían dinero les perdonó la deuda. Luego peguntó a Simón cuál de los dos le amaría más y respondió que aquel cuya deuda era mayor.

Jesús le dio la razón y ensalzó el comportamiento de la mujer comparándolo con el del fariseo, ya que éste no le había servido agua para lavarse los pies, ni le había ungido la cabeza con óleo.

Jesús le dijo a María Magdalena: Vete en paz, hija mía, tus pecados te son perdonados. Tu fe te ha salvado.

María de Magdala es una mujer que aparece en diversas ocasiones en la vida de Jesús y que está presente en su muerte.

Según las diferentes versiones de los evangelios puede tratarse de una pecadora anónima o de María, la hermana de Marta y Lázaro.

El episodio de la Magdalena es representado en casa de Simón, el fariseo, con los comensales sentados en torno a la mesa, es un tema habitual en los refectorios.

El arte occidental postra a la Magdalena ante el Salvador, secándole los pies tras las lágrimas vertidas. (p. 263)

9. CRISTO EN CASA DE MARTA Y MARÍA.

Cristo en casa de Marta y María, hermanas de Lázaro, presenta un episodio del evangelio de San Lucas.

Durante una visita de Jesús en Betania, María Magdalena escucha sus palabras, mientras Marta se afana en las tareas del hogar y recrimina su actitud contemplativa, defendiendo Jesús la fe de María. 

Este tema fue rescatado por la iconografía postridentina.

Velázquez en Cristo en casa de Marta y María, 1618, National Gallery de Londres, ubica la lección de Cristo en un interior realista.

Coloca en primer término un bodegón de cocina, relegando al fondo la escena religiosa, vista a través de un vano, como un cuadro dentro de otro cuadro. (p. 264)



ENLACE A DESCARGA DEL PDF




No hay comentarios: